›› VEHÍCULOS | CAMBIOS EN EL MERCADO
Por las ofertas de autos 0 km cayó el precio de los usados
hace 1 mes
Por las ofertas de autos 0 km cayó el precio de los usados

Las bonificaciones y los descuentos que aplican algunas terminales y concesionarios en los precios de lista de los autos nuevos, que van desde $ 30.000 a $ 80.000, afectaron el precio de venta de los automotores usados que, según afirman los operadores del mercado, bajó un 30% a lo largo del primer semestre.

“El segmento del usado está sufriendo un desfasaje de precios con respecto a los cero kilómetro por las grandes bonificaciones que se efectúan a varios modelos, especialmente, los que llegan desde Brasil”, expresó Alberto Príncipe, presidente de la Cámara de Comercio Automotor (CCA), entidad que nuclea a los locales de venta de autos usados en todo el país.

“Esta situación, que la advertí hace más de un año, provocó que el precio del usado bajara inclusive más del 30% a lo largo del primer semestre para equipararse con el descuento que algunas concesionarias y terminales hacen sobre los autos nuevos que, en muchos casos, superan los $ 50.000”, agregó.

Según datos de la CCA, en 2016 se vendieron 1.773.000 automotores usados, un 14,70% más que en 2015, cuya cifra alcanzó las 1.512.000 unidades.

Entre enero y mayo de este año se llevan comercializadas 674.000 unidades y la previsión para 2017 se ubica en torno a un piso de 1.700.000 transferencias totales.

En una consulta efectuada por Télam a distintos concesionarios de la Capital Federal, el GBA y comercios vendedores de vehículos usados de Córdoba, Rosario, Tucumán y Neuquén, el desfasaje entre el auto usado y el nuevo supera el techo del 30%.

“Las diferencias de precios más grandes se aprecian en los autos chicos porque son los que más se venden en todo el país. Hoy, los precios de lista son mentirosos”, dijo uno de los voceros.

Las marcas

Por ejemplo, en el caso de un Chevrolet Onix 1.4 litros LTZ, con un precio de lista de 0 km de $ 295.000, el mismo modelo 2016, se vende en $227.000, lo que representa un descuento del 30%.

En el caso de un Chevrolet Cruze 1.4 litros LT (base), cuyo precio oficial es de $ 399.000, el mismo modelo del año anterior cotiza en $ 308.000, con una diferencia de hasta $ 91.000, según las concesionarias. Un VW Gol 3 puertas Trendline 2017 0 km tiene un valor de lista de $ 234.000; el mismo modelo 2016, vale $ 173.000, casi un 35% menos. Y un Fiat Palio 1.4 Fire cinco puertas cuesta $ 240.000, un modelo 2016, $ 164.000, es decir, casi un 50% menos, siempre según datos recabados en concesionarias.

Según expresó el presidente de la CCA, el público siguió tomando el precio de lista como parámetro para los usados pero, en realidad, deberían haber tenido en cuenta el precio de venta final del mismo modelo cero kilómetro con los descuentos. Esto provocó bajas en la cotización de los usados en más de un 30% con relación a un vehículo similar nuevo.

Un concesionario de la zona mesopotámica del país consultado por Télam comentó también que, además de las bonificaciones y los descuentos, otro punto que juega a favor del precio de un 0 kilómetro es la posibilidad de financiar la compra a tasa 0% por 24 meses, una estrategia que no se aplica para los usados.

En el segmento de los vehículos de alta gama se replica la situación del mercado general, aunque con menos impacto. “Al representar apenas el 5% del total de ventas, a esos clientes no los afectan las subas y bajas de precios porque cuentan con disponibilidad económica para adquirir el auto que quieran. Pero el usado que entregan como parte de pago también se depreció en un 30% como los autos generalistas”, dijo un directivo de una empresa importadora.

Sinceramiento

Las perspectivas para el segundo semestre del año son bastante positivas

Las causas del desfasaje en los precios, según Alberto Príncipe (CCA), tiene como eje principal la situación económica de Brasil. “Con la devaluación en Brasil, la posterior crisis y con altos stocks de unidades que no podían vender, empezaron a enviar coches a todo el Mercosur al 50% de su precio. Y el comprador más activo y cercano era Argentina. En ese momento, se desvirtuó todo”, argumentó Príncipe. Sin embargo, agregó: “las perspectivas para el segundo semestre son positivas, porque el precio de los usados está entrando en un período de sinceramiento”.