Sorprendente: entró a su nuevo departamento y encontró una Ferrari
hace 3 meses
Sorprendente: entró a su nuevo departamento y encontró una Ferrari
¿Te imaginás comprar un departamento y encontrar en su interior una Ferrari 250 GT? Esto fue lo que le ocurrió a un comprador, que prefirió mantenerse en el anonimato, según la web especializada MotorPasion.com.
El nuevo propietario contó con detalles la historia del superdeportivo que descansaba en el interior de su nuevo hogar.
El Ferrari 250 GT salió a la venta en diciembre de 1959. Fue vendido en Californía a John von Neumann. Este primer dueño lo vendió en julio de 1975 a un empresario californiano, quién disfrutó del vehículo por unos ochos años y luego decidió restaurarlo por completo. El V12, por ejemplo, fue restaurado en el taller del famoso piloto Briggs Cunningham, mientras el coche estaba desmontado para restaurar el chasis y la carrocería.
Sin embargo, al parecer, Hollywood no era un lugar seguro en los 80, según el dueño del auto. Así, mientras lo iba restaurando tenía que guardarlo en un sitio seguro. Y no se le ocurrió otra cosa que utilizar uno de los numerosos apartamentos que poseía en un bloque de viviendas. Así fue que cortaron la pared, metieron el coche desmontado dentro, y volvieron a poner la pared y la puerta de entrada. Al jubilarse, ese empresario decidió vender muchas de sus propiedades, entre ellas, este departamento, con el proyecto de Ferrari sin terminar.

¿Te imaginás comprar un departamento y encontrar en su interior una Ferrari 250 GT? Esto fue lo que le ocurrió a un comprador, que prefirió mantenerse en el anonimato, según la web especializada MotorPasion.com.

El nuevo propietario contó con detalles la historia del superdeportivo que descansaba en el interior de su nuevo hogar.

El Ferrari 250 GT salió a la venta en diciembre de 1959. Fue vendido en Californía a John von Neumann. Este primer dueño lo vendió en julio de 1975 a un empresario californiano, quién disfrutó del vehículo por unos ochos años y luego decidió restaurarlo por completo. El V12, por ejemplo, fue restaurado en el taller del famoso piloto Briggs Cunningham, mientras el coche estaba desmontado para restaurar el chasis y la carrocería.

Sin embargo, al parecer, Hollywood no era un lugar seguro en los 80, según el dueño del auto. Así, mientras lo iba restaurando tenía que guardarlo en un sitio seguro. Y no se le ocurrió otra cosa que utilizar uno de los numerosos apartamentos que poseía en un bloque de viviendas. Así fue que cortaron la pared, metieron el coche desmontado dentro, y volvieron a poner la pared y la puerta de entrada. Al jubilarse, ese empresario decidió vender muchas de sus propiedades, entre ellas, este departamento, con el proyecto de Ferrari sin terminar.